El Gernika atraviesa un momento muy dulce. Los de la villa foral ocuparon puesto de descenso en la jornada 2 pero 16 encuentros después acechan zona de play off, convirtiéndose en el mejor vizcaíno de la categoría, e igualando ya los registros del pasado curso en la primera vuelta, aún con un partido por disputar. Por ello, el último compromiso de 2017 no podía llegar en mejor momento ni contar con mejor rival. El intratable líder Mirandés, que cuenta con 42 puntos y sólo ha hincado la rodilla ante los filiales de Real Sociedad y Osasuna. “Si ganamos al Mirandés me vestiría de Olentzero, encantado, para amenizar la cena de Navidad del equipo”, asegura entre risas Diego Carrio.

*Lee la previa completa en el periódico de este viernes 15.




Si bien nuestro principal representante en la jornada copera del miércoles, el Athletic Club, dio la de arena al caer derrotado en San Mamés en tiempo ya de prolongación, diciendo por tanto agur al torneo del K.O., el fútbol vizcaíno también se alegró por el pase a la siguiente ronda de Formentera y Numancia, por ejemplo, dos de los equipos que cuentan con futbolistas de nuestro Territorio Histórico que no hace tanto protagonizaban páginas en Cantera Deportiva. En el conjunto isleño que asaltó La Catedral milita nuestro Balón de Oro Joseba Garmendia, mientras que en la escuadra de Soria, que dejó en la cuneta al Málaga, juegan Unai Elgezabal, Unai Medina. Markel Etxebarria, Guillermo Fernández y Gaizka Campos. Su entrenador, Jagoba Arrasate, también nació en Bizkaia.