Son Beñat Etxebarria, ganador en 2006, Ibai Gómez (2009 y 2010), Iñaki Williams (2015) y Asier Villalibre (2015 y 2017)

Para un periódico sobre el fútbol base vizcaíno como el nuestro es un auténtico orgullo, y sobre todo una gozada, ver imágenes como la que acompaña este texto -el primer tanto de Villalibre en Primera División- o que el gol que con el que los leones accedieron a la semifinal de Copa ante el Barça surgiera de la conexión Ibai-Williams.


Fue en 2002 cuando Beñat Etxebarria se alzó con el galardón que le acreditaba como el mejor futbolista de nuestros equipos de Tercera División. Entonces el de Arratia militaba aún en el Basconia y todavía ni soñaba con ser Internacional. Siete años más tarde Ibai Gómez explotó en el Santutxu de División de Honor. A aquel primer Balón de Oro siguió un segundo apenas doce meses después, estando ya en las filas del Sestao River, en 2ªB.
También puede presumir de doblete Asier Villalibre, quien ganó el Balón de Oro de Ter cera en 2015 con el Basconia y el de 2ªB en 2017 con el Bilbao Athletic. Dos trofeos de Cantera tiene también su compañero en ataque Iñaki Williams, aunque en esta ocasión se trate de un Katxorro de Oro, que le acredita como el mejor juvenil de los equipos vizcaínos en la temporada 2012/13, y el Balón de Oro que recibió en nuestra redacción en 2015, a las órdenes de Ziganda en el Bilbao Athletic.

Quieren consolidarse
Pero la nómina de leones que cuentan con un Balón de Oro en sus vitrinas puede aumentar próximamente. Iñigo Vicente aún no ha podido lucir la camiseta rojiblanca del primer equipo en partido oficial pero crece a pasos agigantados de la mano de Andoni Iraola en un Mirandés que se ha convertido en la auténtica sensación copera al colarse en semifinales del torneo del K.O.