Habían anotado, previamente, con un jugador rival de Lauaxeta Ik. tendido en el suelo llorando.

“Las victorias nos hacen grandes; estos gestos eternos”. Así de orgullosos se sienten los responsables del Baskonia Fútbol Eskola tras el espectacular ejemplo de deportividad demostrado el pasado fin de semana por su equipo de categoría benjamín, en el que se dejaron marcar un gol por el rival.
Los jugadores basauritarras, a instancia de sus entrenadores Endika y Asier, se quedaron quietos para que el equipo visitante, Lauaxeta ikastola, anotara el gol que previamente les habían metido ellos cuando un rival permanecía en el suelo, llorando. “En estas edades lo importante son los valores, se debe mirar más qué puede tener el crío tras el golpe que el resultado”, señaló Aitor Martínez, director deportivo del club.
Una acción que ha conseguido enseñar los valores del juego limpio a todos los niños y niñas vizcaínos, en una jornada en la que el Barakaldo infantil también fue noticia por saltar al campo con un jugador menos para equipararse a su diezmado rival.